Actualidad Nuevos Vínculos

Nuevos Vínculos

En estos meses pasados he visitado algunos países de Latinoamérica donde los Capuchinos estamos presentes. Hay un elemento común en ellos: el descontento, las revueltas y protestas de la población. Esto no solo es propio de dicho continente. Podemos recurrir al dicho de que “en todos sitios se cuecen habas…” y en el nuestro también. De alguna manera podemos decir que una ola de inconformismo y malestar recorre el mundo. Lo vemos en todas esas manifesta-ciones multitudinarias y disturbios contra quienes están al frente de los países. 

Quienes estudian la sociedad nos dicen que con la irrupción de las grandes trans-formaciones tecnológicas desde mediados del siglo XX, estamos dejando atrás el modelo de vinculación, para dejar paso al modelo de salvación individual. en este nuevo modelo que va apareciendo de autodesarrollo, nadie se siente responsable del desa¬rrollo de los otros. No se si es exagerad esta afirmación, pero también el papa Francisco se ha referido a este asunto utilizando otras palabras, otra expresión, definiendo esta cultura insolidaria como “cultura del descarte”.

Nuestra convicción cristina basada en la manera que tiene Dios de actuar con nosotros nos anima a implicarnos en la vida de los demás. Estamos convencidos de que viviendo y decidiendo juntos, preocupándonos de los demás, todos ganamos. De ahí que sea tan importante que no perdamos la sensibilidad ante las necesidades de tantas personas que lo pasan mucho peor que nosotros. 

Necesitamos cuidar especialmente las relaciones que nos ayudan a construir de manera colectiva. Necesitamos creer que el otro sigue siendo parte de mí. Que no podemos considerar ajeno nada humano. Frente a esa sociedad de la desvinculación nuestra fe cristiana nos anima a trabajar y construir una sociedad en la que seamos corresponsables de la vida común. Cuantos más nos impliquemos para hacer frente a las dificultades, más disminuirán. 

La solidaridad es otros de los nombres de la fraternidad.  Por eso es de agradecer el esfuerzo y la buena voluntad de tantas personas e instituciones que promueven el desarrollo para el bien común. Conociendo la cantidad de iniciativas que hay en nuestro entorno, podemos decir que hay lugar para la esperanza si valoramos esos gestos solidarios que surgen en nuestro mundo. 

Benjamín Echeverría
Provincial de Capuchinos de España

 

 

María, Madre de los creyentes

María, Madre de los creyentes

Para muchos de nosotros, desde pequeños, nuestra vida cristiana está unida a María. La Virgen, con un nombre particular, bajo una advocación concreta, es la patrona de muchos de nuestros pueblos, barrios y ciudades. Quienes nos iniciaron en la fe, nuestras madres, abuelas, etc.. nos enseñaron a acercarnos a ella, a rezar ante su imagen.

Azucena Tena. Testimonio de una corresponsal

Azucena Tena. Testimonio de una corresponsal

San Antonio me ha dado y sigue dándome confianza, esperanza, apoyo y fuerza en mis decisiones, en mi fe para seguir con la vida, capeando los temporales que trae. Con mi pequeña labor hacia él, siento alegría, satisfacción de poder colaborar en una obra social, estando activa y en movimiento con paz.

Resurrección

Resurrección

La fe es una experiencia personal que tratamos de vivir de manera comunitaria, como comunidad cristiana, como Iglesia. Los caminos de la fe también son muy diferentes de unas personas a otras. Las propias experiencias que vivimos cada uno, nos marcan y condicionan también nuestro propio camino creyente.

Suscríbete ahora a “El Mensajero de San Antonio” y por tan solo 14 euros al año recibe cómodamente en tu hogar esta publicación dedicada a San Antonio: el santo del mundo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información