Actualidad San Antonio

San Antonio

No hacemos grandes planteamientos o reflexiones sobre el modo de vivir y expresar nuestra relación con él. Nos basta con haber experimentado alguna vez su protección y a él acudimos cuando tenemos alguna necesidad. No nos interesa tanto lo que este hombre fue e hizo, sino lo que ahora es y hace. 

Como suele ocurrir, con el paso del tiempo la piedad popular ha idealizado su figura. Pero esto no nos lo ha alejado, sino todo lo contrario: nos lo ha acercado, convirtiéndolo en amigo y bienhechor. Es el santo comprometido con toda clase de necesidades presentadas ante él por sus devotos, a quienes ayuda y escucha. Así le cantamos: 

“San Antonio de Padua, bendito, de la Iglesia Doctor luminoso, limosnero del menesteroso y hallador de las cosas perdidas”.  
La imagen que se nos ha trasmitido y que conservamos es la del predicador popular, conocedor de la Sagrada Escritura, de ahí el título de Doctor Evangélico. 

Conocemos también su amor a los pobres y sus intervenciones a favor de éstos. En su predicación anunciaba a Cristo tratando con dureza a los poderosos del mundo y con compasión a los pobres. De hecho, en uno de sus sermones afirma que “la vida del pobre son los bienes de que vive, como la vida vive en la sangre.  Cuando privas a un pobre de sus propios bienes, le sacas la sangre, le aprietas la garganta”.

También la devoción a San Antonio mantiene en nosotros una preocupación por los demás. El pan de los pobres, el pan de san Antonio, las obras sociales creadas en torno a él, nos ayudan a encauzar nuestra solidaridad. Damos algo por un favor recibido. Así, siguiendo el ejemplo de San Antonio, con este gesto de dar, tratamos de hacer más llevadera la vida de los pobres.

Benjamín Echeverría
Provincial de los Capuchinos

Presencia del Amor de Dios

Presencia del Amor de Dios

El día dos de febrero celebramos el día de la Vida Consagrada. Como recordaba el Papa Juan Pablo II hace unos años, a lo largo de la historia nunca han faltado en la Iglesia hombres y mujeres que han elegido este camino de seguimiento de Cristo. Han dejado todo para estar con Él y ponerse, como Él, al servicio de Dios y de los hermanos. Han contribuido a la misión de la Iglesia y también a la renovación de la sociedad.

Amado Royo, corresponsal del Mensajero de san Antonio

Amado Royo, corresponsal del Mensajero de san Antonio

Hasta escribir estas líneas no he sido consciente de que en cierta manera siempre ha pasado o he tenido al lado a la orden franciscana en algún momento de la vida. Recuerdo de niño que en casa de mi abuela materna, Carmen, estaba el Mensajero de San Antonio, y me gustaba leer las historias para niños que traía y también que la imagen de San Antonio se pasaba de casa en casa en el pueblo.

Con moderación

Con moderación

Iniciamos un nuevo año que se nos vuelve a presentar con nuevas ilusiones, retos y oportunidades. Lo hemos empezado con ganas de “comernos el mundo”. No sabemos cómo discurrirá ni cómo terminará ...

Suscríbete ahora a “El Mensajero de San Antonio” y por tan solo 12 euros al año recibe cómodamente en tu hogar esta publicación dedicada a San Antonio: el santo del mundo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información