Actualidad Vigilancia y calma

Vigilancia y calma

Me he acordado de esa escena y de ese consejo de parte de Dios porque creo que son las palabras y la actitud que hemos de tener en este tiempo de pandemia. Vigilancia y calma.

Vivimos un tiempo de incertidumbre creado por esta pandemia. En las conversaciones que tenemos constantemente manifestamos el temor al contagio, la necesidad de protegerse, de no contagiarse ni de contagiar a los demás, etc... Creo que ninguno sospechábamos la magnitud de este virus que nos ha obligado a replantearnos el tiempo, el trabajo, las relaciones con los demás, el ocio, etc. Las autoridades sanitarias siguen insistiendo en la seriedad del virus y en la necesidad de tomarnos en serio las medidas propuestas. 

Las personas creyentes acudimos a nuestra fe cristiana para hacer frente a la vida. De ella decimos que es regalo, don de Dios. El mayor regalo que Él nos ha dado. De alguna manera la fe consiste en apoyarse en alguien con quien se tiene seguridad. La fe cristina nos lleva a fundar en Dios nuestra propia vida y a buscar en Él seguridad y protección.

Solemos pensar que lo opuesto a la fe es la increencia. Sin embargo, en la Biblia lo contrario a la fe es el miedo. Cuando Dios en el AT o Jesús en los Evangelios contactan con alguien que está pasándolo mal, las primeras palabras con las que se dirige a una persona son “no temas”. Parece que el miedo es el principal obstáculo para que se produzca un encuentro entre Dios y el ser humano. 

Seguramente que el miedo es también lo que nos aleja a unas personas de otras. 

Vivimos un tiempo difícil, pues la vida y la economía están afectadas. Queremos volver a la normalidad, a la que hemos vivido en otros tiempos. Somos conscientes del sufrimiento y de las dificultades de tantas personas y familias para seguir adelante al desaparecer el sustento económico y el trabajo

El ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor. Esperemos que en este tiempo saquemos lo mejor de nosotros mismos para hacer frente a esta pandemia y construir un mundo de hermanos. Las claves nos las da Isaías: Vigilancia, calma y no tener miedo. 

Benjamín Echeverría

Amor maternal de Dios

Amor maternal de Dios

El mes de octubre nos introduce en el ritmo normal de nuestra vida. Pasado el verano nos disponemos a entrar en esa dinámica diaria, rutinaria, en la que se desenvuelve gran parte de nuestra vida.

Sínodo de la Juventud

Sínodo de la Juventud

Durante el mes de octubre se celebrará un nuevo Sínodo en la Iglesia. Es el Sínodo de los jóvenes. Ellos van a ser los protagonistas. El Papa Francisco quiere que como comunidad cristiana prestemos una atención especial a la realidad de los jóvenes hoy, en la diversidad de condiciones y contextos en los que viven.

Año Lorenzano

Año Lorenzano

Nuestro hermano Mauro Jöhri acaba de enviarnos una carta, la última como ministro general de la Orden, sobre la figura de San Lorenzo de Brindis. Nos recuerda así que este año celebramos el cuarto centenario de su muerte. Por otro lado, el obispo de la Diócesis de Astorga, con motivo de este aniversario y la publicación de la Exhortación Apostólica del Papa Francisco “Gaudete et Exsultate” sobre la Santidad, ha declarado el Año Diocesano de la Santidad.

Suscríbete ahora a “El Mensajero de San Antonio” y por tan solo 14 euros al año recibe cómodamente en tu hogar esta publicación dedicada a San Antonio: el santo del mundo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información