Actualidad San Antonio de Padua

San Antonio de Padua

Un viernes 13 de junio de 1231, antes de que los frailes la anunciasen oficialmente, corría por las calles de Padua esta noticia: ¡Ha muerto el Santo! ¡Ha muerto San Antonio! El 30 de mayo de 1232, en menos de un año, el Papa Gregorio IX lo canonizaba en Espoleto. 

En la tradición franciscana a menudo lo recordamos como maestro de Teología de sus hermanos en Bolonia. Allí recibió aquella entrañable “cartica” de San Francisco de Asís en la que le decía que “me agrada que enseñes la sagrada teología a los hermanos, a condición de que, por razón del estudio, no apagues el espíritu de la oración y devoción”. Lo recordamos también como predicador famoso por el sur de Francia e Italia y ante el Papa y la Curia romana. 

El último tiempo de su vida lo pasó en Padua, ciudad de la que se entusiasmó. Allí escribió sus sermones sobre las fiestas del año litúrgico. Son los escritos que nos han llegado de él. Sermones no para ser predicados, sino como instrumento de formación y trabajo con el que los frailes preparasen las catequesis que dirigían al pueblo. 

“San Antonio de Padua bendito, de la Iglesia doctor luminoso, limosnero del menesteroso y hallador de las cosas perdidas”. Así le cantamos en algunas de nuestras iglesias. La piedad popular así se ha acercado a San Antonio, y así mantiene su memoria. Así reza ante él. 

Aparece representado con algunos símbolos característicos: el hábito franciscano y el libro de los Evangelios que tanto predicó. Por eso recibió el título de Doctor Evangélico. Se le representa también con el lirio, símbolo de pureza y con el niño Jesús en brazos, recordándonos el abajamiento o anonadamiento de Dios. Un Dios que “se hace menor”.  

Dentro de las devociones al santo más popular y venerado por el pueblo cristiano, es famosa desde poco después de su muerte, la del responsorio “Si buscas milagros”, escrito por Fray Julián de Espira en torno al año 1235. Otras de las manifestaciones del culto antoniano son los martes de San Antonio, que recuerda los funerales y los milagros que ocurrieron aquel día y el Pan de los pobres, donde se entrelaza la devoción y la asistencia en favor de los más desvalidos de la sociedad. 

Fr. Benjamín Echeverría, OFMCap

María, Madre de los creyentes

María, Madre de los creyentes

Para muchos de nosotros, desde pequeños, nuestra vida cristiana está unida a María. La Virgen, con un nombre particular, bajo una advocación concreta, es la patrona de muchos de nuestros pueblos, barrios y ciudades. Quienes nos iniciaron en la fe, nuestras madres, abuelas, etc.. nos enseñaron a acercarnos a ella, a rezar ante su imagen.

Azucena Tena. Testimonio de una corresponsal

Azucena Tena. Testimonio de una corresponsal

San Antonio me ha dado y sigue dándome confianza, esperanza, apoyo y fuerza en mis decisiones, en mi fe para seguir con la vida, capeando los temporales que trae. Con mi pequeña labor hacia él, siento alegría, satisfacción de poder colaborar en una obra social, estando activa y en movimiento con paz.

Resurrección

Resurrección

La fe es una experiencia personal que tratamos de vivir de manera comunitaria, como comunidad cristiana, como Iglesia. Los caminos de la fe también son muy diferentes de unas personas a otras. Las propias experiencias que vivimos cada uno, nos marcan y condicionan también nuestro propio camino creyente.

Suscríbete ahora a “El Mensajero de San Antonio” y por tan solo 14 euros al año recibe cómodamente en tu hogar esta publicación dedicada a San Antonio: el santo del mundo.