Actualidad Pascua de Resurrección: volver a creer

Pascua de Resurrección: volver a creer

En los tres primeros siglos del Cristianismo fue la única fiesta que se celebró. La muerte de Jesús tuvo lugar en ese contexto de celebración de la fiesta judía. Así, mientras los judíos celebran la salida de Egipto, el paso de la esclavitud a la libertad, los cristianos, recordando toda la historia de la Salvación, celebramos la resurrección de Jesús. Un año más lo haremos guiados por la Palabra de Dios, por la participación en los Oficios allí donde celebramos nuestra fe, participando en las tradiciones y fiestas populares en torno a estos días, etc. Todo ello mantiene y anima nuestra experiencia como personas creyentes.

Celebrar la Pascua, como nos recordaba el año pasado el Papa Francisco “es volver a creer que Dios irrumpe y no deja de irrumpir en nuestras historias desafiando nuestros «conformantes» y paralizadores determinismos.  Celebrar la Pascua es dejar que Jesús venza esa pusilánime actitud que tantas veces nos rodea e intenta sepultar todo tipo de esperanza”. 

Tal vez en nuestra vida muchas veces nos situamos como aquellos discípulos de Jesús que iban con él y no llegaban a reconocerlo. Y decimos, “nosotros esperábamos…” Es una manera de expresar nuestras propias decepciones. Nosotros esperábamos que la Iglesia… que el Papa… que nuestros padres… que nuestros hijos… que los políticos… Muchas veces esperamos lo que nadie puede darnos y surge la desilusión.

Aquellos discípulos de Emaús nos dicen que “les ardió el corazón”, en el camino de la vida en medio de todas sus decepciones.  Solemos creer que Dios siempre se nos va a manifestar desde fuera, en grandes acontecimientos, como algo deslumbrante. Sin embargo, lo espectacular no es el mejor modo de experimentar a Dios.  Dios actúa desde dentro, despacio, en la noche, en silencio. Experimentarlo así también es Pascua.

Benjamín Echeverría
Provincial de Capuchinos de España

La dignidad humana

La dignidad humana

“Nunca tomo las masas como mi responsabilidad; yo miro a la persona. Solo puede amar a una persona a la vez, solo una, una, una… Por ahí puedes empezar"...

Tiempo de conversar

Tiempo de conversar

Hace pocos días me encontré con una persona a la que hacía años que no había visto. Fue un encuentro bien agradable, donde pudimos recordar vivencias compartidas años atrás y cómo vamos afrontando la realidad actual, la vida que llevamos entre manos.

San Antonio

San Antonio

El Papa León XIII definió a San Antonio como el Santo de todo el mundo. Tal vez no conozcamos mucho de su vida y de su obra y vivamos nuestra devoción a San Antonio como algo heredado: porque mi madre o mi abuela era devota del Santo.

Suscríbete ahora a “El Mensajero de San Antonio” y por tan solo 12 euros al año recibe cómodamente en tu hogar esta publicación dedicada a San Antonio: el santo del mundo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información