Actualidad María, Madre de los creyentes

Conforme hemos cumplido años, la vida nos ha llevado por distintos derroteros. Hemos tomado nuestras propias decisiones, hemos tenido que hacer frente a multitud de experiencias que nos han marcado y posibilitado ser lo que somos. Hemos tratado de vivir como personas creyentes aunque hayamos pasado por distintas fases o momentos. Hemos experimentado la cercanía de Jesús y de Madre, nuestra Madre, en unos momentos, y en otros, hubiéramos querido sentirlos de manera más fuerte. 

En el mes de mayo la Virgen tiene un protagonismo especial. La tradición cristiana ha promovido en este mes diversos ejercicios de piedad en torno a ella que nos ayudan a recordar lo que ha significado esta mujer para la Iglesia

Ella es la gran creyente, la primera seguidora de Jesús, la mujer que sabe guardar y meditar en su corazón las palabras de su Hijo. Es la madre que está junto a su hijo muerto en la cruz. Es también testigo de Cristo resucitado. Es la mujer que acoge a los discípulos y comparte con ellos su vida de fe en la comunidad. 

De María de Nazaret, cuenta el evangelista Lucas que, desde la conciencia de su pequeñez, fue una mujer que dijo “sí” a Dios. Nunca dijo “no”. A veces permaneció en silencio, sin entender lo que ocurría. Por haberse fiado de Dios, es la Madre de los hijos de Dios. Su fe en ese Dios de los pequeños nos hace sintonizar con Jesús. El Papa Francisco quiere que la celebremos también como Madre de la Iglesia.

Es quien mejor nos enseña a seguir a Jesús, a creer en el Dios de la compasión, a creer en un mundo de hermanos. Cuántas Marías nos siguen trayendo a Jesús, anónimamente, a nuestro mundo, a nuestra sociedad.

Benjamín Echeverría.  
Provincial de los Capuchinos

Llegamos a noviembre

Llegamos a noviembre

Llegamos a noviembre, el mes de los santos y difuntos. Son días en que se nos recuerda que la muerte forma parte de la vida.

Comencemos Hermanos

Comencemos Hermanos

Octubre nos devuelve a la normalidad. Pasadas las vacaciones, con el ritmo que marcan los escolares, todos tratamos de volver al ritmo diario, a la rutina que acompaña nuestra vida.

La dignidad humana

La dignidad humana

“Nunca tomo las masas como mi responsabilidad; yo miro a la persona. Solo puede amar a una persona a la vez, solo una, una, una… Por ahí puedes empezar"...

Suscríbete ahora a “El Mensajero de San Antonio” y por tan solo 14 euros al año recibe cómodamente en tu hogar esta publicación dedicada a San Antonio: el santo del mundo.