Actualidad El lirio de san Antonio

El lirio de san Antonio


Medio fundamental de seguimiento de Cristo era la pobreza. Pobreza no es solamente la renuncia a los bienes materiales y al dominio jurídico, sino un compromiso total de inseguridad como grupo, desapropio interior de los bienes personales, aún internos, en función de la caridad, y espíritu de servicio para con todos los hombres. La fraternidad de pobres deberá “ir por el mundo” llevando el mensaje de paz, rehuyendo toda instalación aquí abajo, siendo “peregrinos y forasteros en este mundo”

Así resume Lázaro Iriarte el capítulo de la Regla franciscana sobre la pobreza:

Es una vida radicalmente pobre que llevaba a los franciscanos a no vivir en conventos porque no necesitaban techo común; el coro para rezar el Oficio eran los caminos, donde cualquier piedra podía servir de mesa. Techo, coro y mesa común eran las tres claves de la vida monástica a las que san Francisco renuncia por intentar asemejarse a la vida itinerante de los apóstoles ya que para Francisco más importante que la pobreza de cada hermano, es la pobreza de la fraternidad.


A este grupo se unió San Antonio en Coímbra y de inmediato emprendió una vida itinerante. Marruecos, Sicilia, la Romaña, Lombardía, La Provenza, vuelta a Italia… Viajes constantes definen su vida pues siempre está en camino sembrando la Palabra de Dios por doquier: Rímini, Vercelli, Bolonia, Montpellier, Tolosa, Puy, Bourges, Limoges… Ni le ataban los lugares ni las posesiones. “Venía a ser como un ave de paso que no tiene asiento en ninguna parte”, escribe un biógrafo moderno. Acertada comparación que nos lleva a las páginas más bellas del Evangelio: No andéis preocupados por vuestra vida qué comeréis, ni por vuestro cuerpo qué vestiréis. Mirad las aves, mirad los lirios

Los artistas representan a san Antonio con el Niño Jesús en sus brazos y un lirio. ¿Qué significa el lirio? Nos vamos en seguida a la pureza angelical de san Antonio, pero él lo identificaba con la página evangélica, que nos hace libres de cargas personales para poder aliviar las cargas de los demás: “Cuando seas ave del cielo, lirio del campo, entonces podrás llevar las cargas y tribulaciones del prójimo como si fueran tuyas”.  

Como Jesucristo “cargó con nuestros pecados”, así Antonio se acercó a los pecadores para liberarles del peso de sus pecados. De dolía el peso de los pecados de herejes y pecadores y se hizo peregrino del mundo para que solo sintieran el “yugo llevadero y la carga ligera” del amor de Dios.

Fr. Valentín Martín

María, Madre de los creyentes

María, Madre de los creyentes

Para muchos de nosotros, desde pequeños, nuestra vida cristiana está unida a María. La Virgen, con un nombre particular, bajo una advocación concreta, es la patrona de muchos de nuestros pueblos, barrios y ciudades. Quienes nos iniciaron en la fe, nuestras madres, abuelas, etc.. nos enseñaron a acercarnos a ella, a rezar ante su imagen.

Azucena Tena. Testimonio de una corresponsal

Azucena Tena. Testimonio de una corresponsal

San Antonio me ha dado y sigue dándome confianza, esperanza, apoyo y fuerza en mis decisiones, en mi fe para seguir con la vida, capeando los temporales que trae. Con mi pequeña labor hacia él, siento alegría, satisfacción de poder colaborar en una obra social, estando activa y en movimiento con paz.

Resurrección

Resurrección

La fe es una experiencia personal que tratamos de vivir de manera comunitaria, como comunidad cristiana, como Iglesia. Los caminos de la fe también son muy diferentes de unas personas a otras. Las propias experiencias que vivimos cada uno, nos marcan y condicionan también nuestro propio camino creyente.

Suscríbete ahora a “El Mensajero de San Antonio” y por tan solo 14 euros al año recibe cómodamente en tu hogar esta publicación dedicada a San Antonio: el santo del mundo.