Actualidad Renacer en primavera

"Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra, la cual nos sustenta, y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba".

Así comienza la carta Encíclica del Papa Francisco sobre el cuidado de la creación. Es un intento de dialogar con todos los seres humanos sobre el cuidado de la casa común. Tenemos especialmente presente el mensaje de este gran documento eclesial en este mes, en el que la naturaleza se despierta. En invierno la tierra duerme, pero en primavera nos presenta el primer verdor, el renacer, el comienzo de la vida.

También a mí, desde mi vivencia de la espiritualidad franciscana de aprecio por la creación me preocupan muchas cosas. Veo en el campo cosas que quisiera no ver: plantas y árboles que florecen a destiempo, animales que no emigran, envenenamiento de los campos por los herbicidas, ríos contaminados...

El mundo natural está en constante cambio, es verdad. La naturaleza tiene sus leyes, pero desde el siglo pasado influye de manera más determinate que nunca la mano del hombre. La manera de relacionarse con el mundo natural no ha sido desde un espíritu de comunión sino de depredación.

La iglesia a lo largo de la historia ha hablado de salvación, de salvación del ser humano. En estos últimos años, el Papa Francisco quiere hacernos caer en la cuenta de que los seres humanos no se salvan si no se salva también la Creación.

En este mes estamos llamados a redescubrir el asombro, la capacidad de maravillarnos por todo lo que vive a nuestro alrededor, la responsabilidad que tenemos de custodiar, de guardar, en vez de destruir nuestra casa común.

Benjamín Echeverría.
Provincial de los Capuchinos

Alegraos y regocijaos

Alegraos y regocijaos

El Papa Francisco ha presentado un nuevo documento, una carta apostólica sobre la Santidad en el mundo actual, Gaudete et Exsultate, “Alegraos y Regocijaos”. Nos habla de la santidad como un camino para todos, como una manera de salir de la mediocridad cotidiana y, sobre todo, nos habla de una búsqueda llena de gozo.

María, Madre de los creyentes

María, Madre de los creyentes

Para muchos de nosotros, desde pequeños, nuestra vida cristiana está unida a María. La Virgen, con un nombre particular, bajo una advocación concreta, es la patrona de muchos de nuestros pueblos, barrios y ciudades. Quienes nos iniciaron en la fe, nuestras madres, abuelas, etc.. nos enseñaron a acercarnos a ella, a rezar ante su imagen.

Azucena Tena. Testimonio de una corresponsal

Azucena Tena. Testimonio de una corresponsal

San Antonio me ha dado y sigue dándome confianza, esperanza, apoyo y fuerza en mis decisiones, en mi fe para seguir con la vida, capeando los temporales que trae. Con mi pequeña labor hacia él, siento alegría, satisfacción de poder colaborar en una obra social, estando activa y en movimiento con paz.

Suscríbete ahora a “El Mensajero de San Antonio” y por tan solo 12 euros al año recibe cómodamente en tu hogar esta publicación dedicada a San Antonio: el santo del mundo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información