Actualidad Alegraos y regocijaos

Está dirigida a todas las personas, hombres y mujeres, que vivimos la vida haciendo frente a todo tipo de situaciones. Por eso mismo el Papa explica que ser santos no tiene nada que ver con tener un espíritu apocado, tristón, agriado, melancólico,  o un bajo perfil sin energía. 
Dios nos quiere agradecidos, positivos y no demasiado complicados.

La Santidad tiene que ver, o así la identificamos, con la Bondad. Esta fue la experiencia de Francisco de Asís respecto a Dios. Experimentó que Dios “es el Bien, todo Bien, sumo Bien”. Esa misma experiencia es la que compartieron sus seguidores. Entre ellos se encontraba nuestro San Antonio de Padua. El Papa Pío XII, en 1946, proclamó a san Antonio Doctor de la Iglesia, atribuyéndole el título de “Doctor evangélico”, porque en sus escritos se pone de manifiesto la lozanía y la belleza del Evangelio. Desde la devoción que tenemos a San Antonio también nosotros estamos llamados a transmitir esta misma experiencia de Dios. 

La Bondad siempre produce lo bueno, y no lo malo. No está en grandes declaraciones, sino en gestos y acciones concretas. 

En este mundo tan complicado que vamos creando, y frente al poder del mal,  tenemos la convicción de que lo que lo salva es la bondad cotidiana de las personas; la bondad en las acciones sencillas de unos para con otros. Son las personas corrientes las que aman y cuidan de la vida de modo natural y espontáneo. De hecho, amando conocemos. Por eso escribe en uno de sus sermones san Antonio: “La caridad es el alma de la fe, hace que esté viva; sin el amor, la fe muere”.  

Jesús pasó por el mundo haciendo el bien. Esa es la experiencia de tantos creyentes que tratan de vivir su fe centrada en la persona de Jesús. San Antonio, siguiendo la escuela de san Francisco, pone siempre a Cristo en el centro de la vida y del pensamiento, de la acción y de la predicación. Como él mismo escribió en otro de sus sermones: “Si predicas a Jesús, él ablanda los corazones duros; si lo invocas, endulzas las tentaciones amargas; si piensas en él, te ilumina el corazón; si lo lees, te sacia la mente”. (Sermones Dominicales et Festivi III, p. 59).

Benjamín Echeverría.  
Provincial de los Capuchinos

Unos minutos con Jesús Mari Bezunartea, colaborador de la revista

Unos minutos con Jesús Mari Bezunartea, colaborador de la revista

Yo soy un fraile capuchino, sacerdote desde hace 51 años; han sido los dos ideales conscientes de mi vida desde que tuve uso de razón. Conocí a los Capuchinos cuando tenía 4 años y no quise saber de otra forma de vida que la que veía e intuía en los frailes que conocí desde esos años en el pueblo donde vivía –Isuerre, norte de Zaragoza-

María, Madre de los creyentes

María, Madre de los creyentes

Para muchos de nosotros, desde pequeños, nuestra vida cristiana está unida a María. La Virgen, con un nombre particular, bajo una advocación concreta, es la patrona de muchos de nuestros pueblos, barrios y ciudades. Quienes nos iniciaron en la fe, nuestras madres, abuelas, etc.. nos enseñaron a acercarnos a ella, a rezar ante su imagen.

Azucena Tena. Testimonio de una corresponsal

Azucena Tena. Testimonio de una corresponsal

San Antonio me ha dado y sigue dándome confianza, esperanza, apoyo y fuerza en mis decisiones, en mi fe para seguir con la vida, capeando los temporales que trae. Con mi pequeña labor hacia él, siento alegría, satisfacción de poder colaborar en una obra social, estando activa y en movimiento con paz.

Suscríbete ahora a “El Mensajero de San Antonio” y por tan solo 12 euros al año recibe cómodamente en tu hogar esta publicación dedicada a San Antonio: el santo del mundo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información